Posteado por: JaD | 1 abril, 2011

“El auto no es vida”

Dicen que cuando estás en crisis surgen las oportunidades… Así me ha pasado hoy.

Sin mencionar susodicha crisis, hoy me ha tocado caminar por el poniente de Monterrey: más concretamente desde Insurgentes hasta Leones, pasando por Puerta del Sol… Si supieran el horno tipo Fundidora en el que volvió la ciudad, ¡uf!. Ya estando en el tramo de Rangel Frías entre San Jerónimo y Cumbres, donde no hay más que curvas y velocidad, confirmé en carne propia lo que me sospechaba: es in-tran-si-ta-ble para el humano promedio de carbono y 25 km/h al correr. Fueron esa combinación de cosas la que me obligaba a avanzar entre la barranca del cerro, abrojos y la barda metálica; una pocisión muy incómoda, que en verdad te hace odiar todo auto existente…

Fue entonces que mi ratón empezó a girar y se me ocurrió escribir con letras rojas y grandes EL AUTO NO ES VIDA, grapármelo en la playera y ponerme en una esquina muy transitada, para que todo mundo me viera. No era sólo un acto fruto del enojo, sino algo que ya sentía desde hace mucho, algo que tenía que decir; y valió también como protesta personal ante la inminente estupidez que planean en el Gobierno de Monterrey de convertir Leones en superautopista, con todas las concecuencias que eso conlleva…

Dicho y hecho, me puse en la esquina de Leones y Rangel Frías, donde está Waldo’s: un lugar ideal donde pasaba mucha gente. Quizá el esfuerzo de un sólo hombre por cambiar su mundo sea insignificante, pero en verdad te llena de gratificación y esperanza cuando alguien voltea y parece que capta tu mensaje… Gracias a Dios, fue así; mucha gente leyó mi curioso letrero: la típica gente en el tráfico, mamás con sus hijos, repartidores de pizza, sacerdotes, burócratas, niños bien, una quinceañera, viejos amigos y conocidos, un par de perros, transeúntes… Y no sólo se detenían a ver, unos que otros me preguntaban algo, me felicitaban, me saludaban, me llegaron incluso a tomar fotos; un señor espera que lo tenga de amigo en Facebook, uno me dio recomendaciones contra la influenza. En fín, siento que ese pequeño esfuerzo que hice con tal de quela gente supiera el daño que hacía abusar de automóvil, valió la pena. Al menos para mí, sí. Y si alguna de las personas que me fotografío ve ésto, háganme el favor de pasarme las fotos, me gustaría ponerlas aquí 🙂

JaD! | Ferrer


Responses

  1. eres el mejor

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: