Posteado por: JaD | 10 julio, 2013

Actualización y necesidad

Ya casi no piden ni contratan escritores a granel, porque a granel ya casi no hay.

Necesitaba esto. No es sólo la responsabilidad de darle de comer al blog, sino el impulso de sacar cosas de mí que se reafirman o se diluyen o trascienden al escribirlas; es como un ritual donde me proyecto y termino aceptándome, invocándome o transformándome…

 

Usualmente, cuando me identifico con algo, sea causa, idea, música, costumbre, posibilidad, lo que sea, lo absorbo apasionadamente, lo disfruto, lo expreso, tratando de vivirlo íntegra y totalmente, hasta el punto de casi perderme en eso y es cuando empieza mi regulación interna, y yo mismo incorporo ese algo a mi bagaje personal y no sóy más una etiqueta de persona, sino una persona que expresa desde lo más profundo una flexible y cálida afinidad con algo.

 

Me he pasado de la total idealización de la vida y comodidad, un tanto bruscamente pero progresivo, a pensar más en mi fortalecimiento interno y externo, a invertir esfuerzos y energía en la supervivencia básica, a sólo procurar lo necesario y priorizar mi tiempo a lo esencial, a las relaciones cercanas, a la convivencia familiar en la comunión más perfecta que nuestras diferencias y ocupaciones nos permite; a lanzarme de lleno al mundo, a tratar de ser más espontáneo, proactivo y abierto a la vida, y no encasillarme. A recibir y tratar de ser recibido y, en la medida de mi aún limitado paradigma, dar.

 

Puedo ser muy proselitista a la hora de hallar algo que me inspira y tratar de vivir sólo bajo las normas esperadas bajo ciertas líneas de conducta e ideología, y mostrar mi rechazo absoluto ante los demás, volverme incluso prepotente cuando me llevan la contraria. Siempre tendía a inflarme apenas se me reconocía un cambio, ya sea neutral o digno de admiración, como mi inteligencia. Podía ser muy arrogante; por eso, desde temprana edad, traté mejor de reprimirme al máximo, aunque igualmente sufría. Opté por la modestia, y tratar de que mis virtudes, las que fueran, fueran sólo ejemplo viviente y de provecho personal o social, o al menos que molestasen o perjudicasen a alguien lo menos posible. Eso explica mucho de mi tolerancia y ganas de escuchar y aprender, y no tanto de enseñar (aunque reconozco que, si me lo propusiera con verdadero dominio de mì mismo y sincero liderazgo, podría hacerlo muy bien. Y estoy en eso).

 

Elegí guiarme lo más posible hacia el Open Source y el Creative Commons Optando por Linux (Debian, Ubuntu y Android en especial) y buscando vbandas que de preferencia ofrezcan música libre por Internet y apoyando a las que me gusten. Al principio tiraba mucha carrilla a quienes copiaban CD’s de Windows, sin embargo apoyaba la compartición P2P de música; qué puedo decir, si seguramente el sistema desde el que escribo en el cybercafé es un XP pirata, y al pagar apoyo que siga esto, y al escuchar MP3 seguro sigo alimentando las redes de intercambio. Lo último me parece bien, compartir cultura; lo seguyndo me parece ahora más un asunto de libertad y seguridad (no compares lo modificable y legible del código abierto con un sistema privativo. Fácil.)

 

Si escogí ser al principio vegan, coqueteando con lo raw y el frutarianismo, fue porque todas las ventajas visibles y lo que representa para muchos no consumir animales: vas contra una parte del sistema que no me gustó nunca, que es la violencia y el especismo, y el constante envenenamiento a través de sus productos a nosostros mismos; porque es màs saludable y económico (y el que sea algo más barato siempre me puede; soy naturalmente un estóico ahorrador, así me educaron a pesar de muchos ejemplos contrarios); es pacifista, es menos contaminante y lo considero mucho màs adaptado a nuestra anatomía. Y es considerar a los animales como lo que somos: hermanos de reino. No quiero que se derrame sangre de seres que no pidieron ser comidos, que sienten tan parecido a mí.

 

También por eso trato de comprar local, artesanal o socialmente responsable, para tratar de no apoyar el abuso sobre los de mi misma especie. O tratar de fabricar cosas de uso diario y personal por mí mismo. Digo, sería muy estúpido defender a los demás animales y no ver por los míos, así como es desconsiderado siquiera preguntarse de dónde vino el filete que cenas mientras trabajas por la paz mundial.

 

Lo actualizaré apenas tenga más tiempo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: