Posteado por: JaD | 27 julio, 2014

Filosofía

Vacío. Unidad dualizada. La plasticidad de las reacciones y las circunstancias. El poder de las palabras. Vivir, estudiar y ser tus ideas, así como aprehender y desaprehender sin prejuicios nuevas realidades útiles para in-formarte.

void

Esto es fácil: todo al final, sin excepción, está vacío. Todo es como un cascarón, y deja de estar vacío al momento en que le dás significado en ti, es ahí que desde el vacío, viene todo; y ese espacio, físico u ontológico/psicológico, adquiere ese algo que lo hace significante; y en eso reside lo milagroso, lo creativo y lo más divino, lo más bello y a la vez cotidiano. Si después de todo, se acaba, sabes qué queda: vacío. Al final, tú mismo en todo has llenado vacíos, has enriquecido tu vida, la vida en general y la de otros; y si se pierde, no hay pérdida. Desde un principio, siempre estuvo vacío. La riqueza está, aunque ahí ya no esté.

La mayor ilusión de este mundo (y lo reaprendí ayer gracias a un gurú) es el de la separación. Tenemos géneros, polos, elementos, facciones, tonos. Te identificas con uno, con varios quizá. Al parecer la vida nos ofrece una tecnología bastante peculiar y poco estudiada y comprendida, siempre siendo usada tan naturalmente que obviamos su estudio seriamente. Otros han llamado a este artilugio como la fuente de todo mal y sufrimiento en este lugar… A la energía le gusta observarse siempre de una forma diferente; nos repelerá lo contrario, o nos atraerá: son caprichosas las políticas a obedecer al jugar a las mascaradas. Bien, mal; norte, sur, este, oeste; hombre, mujer. Incluso, somos tan variados en nuestras acciones, convicciones, expresiones y vivencias que si usáramos ese conjunto de vibras como una identificación biométrica, serías únic@ en el mundo. Pero la raza se la cree muy en serio en lugar de observar este juego desde fuera de sus máscaras, que ya no saben si son ellos la máscara, o qué demonios son. Todos debajo de nuestra personalidad somos la misma cosa, la misma frágil, abstracta, sensible cosa a la que nuestros ojos ven extrañados, de ver tantas máscaras.

Esto lo he notado, pareciera casi universal a la condición humana, y va algo ligada a lo anterior; es conveniente o desastroso para unos u otros: los sentidos, el raciocinio, la memoria tienen lagunas y no graban, procesan ni exponen datos con total finalidad ni los vuelven inmutables en tu cabeza. Siempre hay una redundancia de realidades en este mundo, y el número es directamente proporcional a la cantidad de humanos que pupulamos por ahí y allá, y te aseguro que como psiconauta, entre tantos mundos, no hay uno igual a otro. Lo sabes. Trata de recordar con detalle lo que hacías y pensabas hace diez años; trata de contar una historia objetivamente, sin exagerar, obviar, olvidar o confundir un detalle. Podrás cada vez esforzarte más, pero ni las máquinas superan eso, tranquil@… Igual y es tan, tan común que esos lapsus, esas distorsiones ya no son tomadas en el marco de error a la hora de las convivencias cotidianas, que a lo mucho fugaz e inconscientemente las reconozcas y las dejes fluir, a ordenarse tal cual a tu libreta interna sin más filtro. Ni en favor ni en contra, si bien se hace lo posible por tender a la exactitud, hablamos que somos personas reales, no ideales.

Las palabras son algo así como el material más fascinante y desconcertante que puedas conocer, manejar, intercambiar, regalar, vender, comprar, inspirar, robar o soportar. Son menos importantes que la menor mota de polvo en el aire, y pueden derrumbar civilizaciones enteras. Son tan ubicuas (y me compadezco y asombro a la vez en el analfabetismo), tan baratas y tan importantes como llaves a otros mundos a los que llamamos personas. Parecen tener reglas estrictas en cuanto a su manejo e interpretación, y son en realidad tan psicóticamente utilizadas; puedes esperar desde una oportunidad de trabajo al abandono, pasando por besos, balazos, cigarros, amigos, un corazón roto, una sonrisa anónima o una jirafa… Un nahual dejó escrito que lo que hay que hacer con ellas, con ese material mágico de las palabras, es nunca tomarlas personalmente, así como ser impecable con ellas (sigue en discusión interna el sentido de impecable; porque siempre puede ser justo lo contrario si se quiere). Tienes esa libertad de decidir si te tomas el veneno de una frase amarga, o sólo la escuchas atentamente; bien manejado eso, lo trasmutas en antídoto.

Y sí, también las palabras están vacías. Lo que importan es lo que de ese vacío tú le enriqueces. Son sólo los vasos donde servimos un trago de nuestra esencia a quien nos escuche. Esa esencia viene de ti, de una fuente; entonces la fuente comparte esa naturaleza. Son lo mismo, y el idioma de las almas son sus expresiones. Lo que piensas, esas palabras que de pronto se vierten en ti y te revelan cosas, pueden ser afines a ti, o tú hacerte afín a ellas: vive tus ideas. Sé tus ideas, pero no dejes que ellas sean tú. Vive intensamente lo que eres, lo que crees y anhelas; examínate, mirá lo que han hecho en ti y a tu alrededor. Sé tú y deja ser. ¿No te funciona? ¿O simplemente no crees más? Colega, la voluntad tiene alas y va donde quiera, gusta y decida.

Hasta siempre.


Responses

  1. Me encontré con algo que estába una rara muriendo por escuchar, gracias por platicar en poesía el alma, sin ello, no sería la belleza que espero de la lucha de mi esencia, sirva a más que el teclado que deja una nota para esto que fue extrañarte y leer a un amigo que claramente entiende algo de razon. Hasta que las respuestas de tu ser sean nuevas y coherente para el interior.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: